Evitar el efecto rebote luego de perder el peso deseado

efecto-rebote

Perder el peso deseado es una dura tarea, recuperarlo es muy fácil sino continuas con un estilo de vida saludable. Una vez que encuentras un plan de dieta eficiente, saludable y adaptado a tu organismo y lo combinas con la actividad física, lograras entonces perder esos kilos extras, llegar a la meta es muy satisfactorio, pero luego de esto muchas personas vuelven a los malos hábitos alimenticios y se olvidan de los ejercicios, esto trae como consecuencia la recuperación del peso perdido e incluso ganar aún más kilo; este proceso es conocido como el efecto rebote y sus implicaciones psicológicas son aún mayores ya que las personas suelen deprimirse, tener episodios de ansiedad y stress.
Muchas son las consideraciones que debes tener en cuenta para no llegar a sufrir el tan temido efecto rebote, para ello debemos conocer por qué se produce, cuáles son los factores desencadenantes. En este sentido, es necesario entender cómo funciona nuestro cuerpo y que el efecto rebote es una consecuencia de un organismo que intenta preservar su salud. Perder peso es relativamente sencillo, el problema real recae en mantenernos en ese peso ideal con el pasar del tiempo. Una gran cantidad de personas que siguen dietas para la pérdida de peso, acaban recuperando el peso perdido o incluso más, esto es muy preocupante ya que el objetivo es mejorar la salud y prevenir enfermedades, uno de los motivos por los cuales se pueden volver a ganar peso quizás con cierta facilidad tras la dieta es la disminución en el gasto energético es decir, dejamos a un lado la actividad física, que por mínima que esta sea diariamente aporta grandes beneficios al cuerpo, el efecto rebote en algunos casos va ligado al estado de reposo físico que adoptan las personas una vez perdido el peso que deseaban, es por ello que una vez decidimos cambiar nuestro aspecto físico, mantener buenos hábitos alimenticios y una rutina de ejercicios adecuada deben convertirse en parte ineludible de la vida diaria.

Teniendo en cuenta porqué se genera el efecto rebote, debemos mantener mucha precaución para poder conservar el peso y apariencia física obtenidos, para no llegar al efecto rebote podemos inferir que es de suma importancia no someterte a una dieta estricta que limite el contenido calórico en cada comida a realizar, ya que esto no te permite proporcionarle al organismo la cantidad de energía que necesitaras a diario, lo que provoca cansancio e irritabilidad, además de riesgos en la salud, de igual manera continuar con la actividad física después de perder peso es vital, ya que permite tonificar el cuerpo, además de ser beneficioso para la salud, acompañado de una alimentación balanceada con todos los alimentos de los grupos.

Es importante concienciar en que adelgazar lentamente y con paciencia es la mejor manera de hacerlo, pues cuánto más peso se pierde en poco tiempo, más riesgo tenemos de que el cuerpo comience a ahorrar energía en forma de grasas para luego recuperar el peso perdido. Además, cuánto más peso se pierde, más músculo desechamos. Para que elimines ante todo grasas y podamos evitar el efecto rebote, es necesario perder un 1% o menos del peso actual por semana. Tampoco es recomendable prohibirnos alimentos ni erradicarlos de la dieta cuando intentamos adelgazar, pues esto generará ansiedad y deseos de consumirlos, por lo que al acabar el plan para perder peso, comeremos más y en mayores cantidades, hecho que puede promover el efecto rebote.

Es muy importante alejarse de productos y dietas milagrosas, así como de fármacos para adelgazar, pues estas estrategias son peligrosas ya que al dejarlas no nos permiten conservar el control ni saber cómo convivir sin ellas, es decir, muchas crean dependencia por lo que cuando las abandonamos, volvemos a la situación actual o lo que es igual, recuperamos el peso perdido. Si sigues estas recomendaciones y por el contrario, llevas una dieta sana, con todos los alimentos pero en cantidades adecuadas, y no dejas de moverte para trabajar el cuerpo, lograrás alejarte del efecto rebote tras la pérdida de peso para disfrutar del objetivo logrado y el nuevo cuerpo a largo plazo, implicando a veces complicaciones de salud, como anemias, enfermedades estomacales, nerviosismo, problemas digestivos, y también afectara el ámbito psicológico y social, ya que podrías entrar en un cuadro de depresión, por eso es importante aceptar el cambio de vida que debes empezar y mantenerlo una vez perdido el peso deseado, involucrar a la familia durante este proceso es esencial, porque ellos te brindaran el apoyo para continuar y lograr perder peso saludablemente evitando el efecto rebote.