El proceso quirúrgico para reducir medidas

proceso-quirurgico-para-reducir-medidas

La cirugía estética es una de las tantas disciplinas quirúrgicas dentro del extenso campo de la medicina. El avance de la medicina actual también se ha vuelto notable en el área de la medicina con fines estéticos, en los últimos años esto ha tenido un auge impresionante ya que existe en el ambiente una gran preocupación por mostrar una imagen física casi perfecta, entiéndase esto como un prototipo de imagen física de acuerdo a los intereses de cada persona, es decir, hoy en día tienen la posibilidad de poder elegir que cambiar, aumentar y mejorar en su cuerpo logrando con esto la apariencia deseada.

Pasos previos a la cirugía

Lo anterior implica que el paciente acuda a un especialista en cirugía estética y se haga una revisión, para minimizar los riesgos y evitar posibles complicaciones que pudieran desprenderse de la cirugía, es de extrema importancia un estudio exhaustivo del estado de salud basal del paciente previo a dicha intervención. Debe realizarse un estudio de sangre completo, analizando el recuento de glóbulos rojos, qué fracción porcentual representan éstos respecto del volumen de sangre (hematocrito), y los niveles de hemoglobina a fin de descartar estados de anemia que podrían entorpecer tanto el procedimiento quirúrgico en sí como la recuperación; es importante, también, estudiar el recuento de glóbulos blancos que pueden estar elevados en procesos infecciosos o bien encontrarse disminuidos en estados de inmunodeficiencia, cualquiera de estos dos escenarios podrá comprometer severamente la adecuada evolución del post-operatorio. Otros estudios complementarios como el de orina, electrocardiograma, o de imágenes suelen ser de vital importancia al momento de comprender de forma cabal el estado pre-quirúrgico del paciente; para ver si califica para hacerse cualquier proceso medico con fines estéticos, evitando con esto riesgos potentes para la salud.

Lo que sigue

Ahora bien que sabemos acerca de las técnicas o procedimientos para reducir medidas, bajar de peso, aumentar volumen de senos o glúteos, en realidad las personas manejan una información a veces desasociada de la realidad, es importante hacer ver que no todas ni todos son candidatos para hacerse una cirugía reductiva o correctiva, eso dependerá de tu estado de salud físico, esto trae como consecuencia a veces que las personas acudan a otros centros u otros médicos no calificados con el fin de hacerse la intervención quirúrgica, asunto delicado porque existen innumerables casos de personas desfiguradas por la aplicación de técnicas erradas, contaminación, derrames cerebrales, colapso pulmonar, todas estas implicaciones deben ser tomadas en cuenta antes de decidir hacerse algunas de las técnicas que existen para reducir peso como el bypass gástrico, para reducir medidas, dermolipectomia, liposucción, ultracabitacion, entre otros procesos, el llamado es acudir a centros médicos debidamente registrados, no importa el país, buscar información sobre los especialistas más preparados en el área, tu salud es lo importante así que ninguna medida preventiva estará demás en estos casos.

Hablando de anestesia

En cuanto al uso de la anestesia durante estos procedimientos, puede ser: aplicada solamente en área a intervenir (local), o anestesia completa donde el paciente está en sueño profundo sin capacidad de sentir dolor durante la operación, el medico deberá estar al tanto de si el paciente ha sido anestesiado antes, como reacciono, o si es alérgico a cualquier componente de este medicamento, minimizando al máximo cualquier posible complicación que pudiera presentarse, la estabilidad del paciente en lo más importante, para ellos se toman estas medidas de prevención, preservando la vida, y cumpliendo el fin estético de la cirugía.

Conclusión

Las nuevas técnicas, los aportes de las investigaciones más recientes, y los avances científicos y tecnológicos, hacen de la cirugía estética una alternativa mucho más segura y confiable. Se obtienen resultados verdaderamente asombrosos, con recuperaciones prácticamente indoloras y post-operatorios cada vez más reducidos. De hecho, en una gran cantidad de países a lo largo del mundo, las intervenciones tienden a realizarse de forma ambulatoria, es decir, el paciente concurre por la mañana al centro de salud donde será atendido, es preparado para la cirugía, luego de la misma se lo mantiene en observación por algunas horas, y por la noche ya está de regreso en su hogar. Esta tendencia ha demostrado reducir la tasa de infecciones, los costos tanto para el centro de salud como para el paciente, y mejorar ampliamente la recuperación y la reincorporación del paciente a sus quehaceres habituales.